¿En qué me puede ayudar un gemelo digital de un proceso de negocio?

Introducción

En un post anterior hemos introducido los conceptos principales de un gemelo digital, y uno de los que aparecía era el de estar vinculado a un objeto físico real. Por tanto, la primera pregunta que nos surge es, ¿puede aplicarse el concepto de gemelo digital a un elemento etéreo o conceptual? Ya vimos en ese post que los límites en la definición del gemelo digital son muy anchos, y que el concepto puede aplicarse a objetos que aún no existan (por ejemplo, en la fase de diseño de un producto real), o que sean conceptuales, como es el caso que nos ocupa.

El proceso de negocio al que podamos estar interesados en vincular a un gemelo digital puede, asimismo, ser completamente conceptual, como puede ser el caso de un sistema de gestión documental informatizado, o puede mantener vínculos con el mundo real, como sería el caso del proceso de reparto de última milla de una empresa logística, donde el proceso como tal es conceptual, pero se plasma en una flota de vehículos.

En este segundo caso, esa parte ‘real’ nos sirve de apoyo al proceso, pero en este artículo nos centramos en el proceso en sí, no en modelar o conocer los objetos físicos en cuestión.

El camino

Generalmente, para la mejora de un proceso de negocio necesitaremos recorrer un camino de tres pasos, que irán siendo cada vez más complejos de alcanzar, pero cada uno con un mayor impacto en el resultado final.

El primer paso sería siempre conocer el estado de proceso. Aunque nos pueda parecer mentira, es increíble la cantidad de empresas que ni siquiera han dado este paso, operando a ciegas o de manera reactiva. Una buena alternativa es conocer cuando se producen los cambios de estado. De hecho, hay mucha literatura al respecto y muchos de los mayores sistemas de tratamiento de datos están sustentados en este paradigma.

Si el proceso es parte de una aplicación informática habrá que recabar los logs que ésta genere, y en caso de que no se registren los cambios de estado, modificarla o extenderla para que lo hagan.

Si en cambio el proceso de negocio está sustentado en elementos físicos reales, habrá que contemplar el registro telemático de dichos cambios. Siguiendo con el ejemplo de la logística, se puede ver claramente cómo las aplicaciones modernas llevan un registro exhaustivo de cuando el paquete pasa por cada fase del proceso, mezclando lecturas de cámaras inteligentes, señal de GPS y aplicaciones móviles de firma.

Al final, es imperativo conocer qué y cuándo va ocurriendo, y sobre esto, avanzar hacia el segundo paso, detectar desviaciones. Ya sea porque se modele el gemelo digital con un conjunto de reglas que debería seguir el proceso, ya sea porque éste, aplicando técnicas de Inteligencia Artificial sea capaz de descubrirlas por sí mismo, el gemelo digital puede alertarnos cuando algo que está ocurriendo (o en los sistemas más avanzados a punto de ocurrir) se aleja de lo esperado.

Documentos que se atascan en un proceso de firma, vehículos que no siguen la ruta esperada, procesos que se repiten de manera reiterada e ineficiente son algunos ejemplos de este tipo.

Detectar este tipo de situaciones puede ayudar a la empresa a mejorar sus procesos de negocio sin ni siquiera dar el último paso, el de usar el gemelo digital como mecanismo directo para cambiar el propio proceso, ya sea porque éste incorpore herramientas que nos sugieran alternativas de mejora, ya sea porque nos permita simular las que nosotros pensemos puedan mejorarlo.

Resultado

Al final del camino, usando un gemelo digital, la empresa puede mejorar el proceso de negocio:

  • Detectando situaciones anómalas.
  • Detectando los puntos del proceso menos eficientes para centrar en ellos los esfuerzos de mejora.
  • Detectando procedimientos ‘paralelos’ que incumplan normas de seguridad o trazabilidad.
  • Sugiriendo mejoras de manera automática, aplicando técnicas predictivas.
  • Simulando mejoras de manera manual, ayudando a los gestores a anticipar el alcance e impacto de sus decisiones.

 

Desde oga tenemos experiencia en el desarrollo de gemelos digitales en ámbitos tan dispares como la salud, la logística o la industria química. Si quiere que le ayudemos en su proceso de mejora, contáctenos.

Acerca del autor

Autor
Jaime Nebrera oga
Jaime Nebrera
Big Data Consultant / Project Manager en

Consultor especializado en nuevas tecnologías y Big Data.

Pionero en España en la utilización de tecnologías tan de vanguardia como Apache Kafka y Druid, cuenta con un amplio bagaje en el diseño de productos tecnológicos innovadores.